Fotos tomadas por Celeste no es un color

Echa un vistazo a las foto tomadas por Celeste no es un color: https://www.eyeem.com/u/30182991
Toma y descubre fotos en EyeEm. Para iPhone y Android.

Mis intentos…

Anuncios

Mi amiga Isa

mask-2095337_960_720Hace una semana, mientras nos tomábamos un café en la Tasca Mundo, mi amiga Isa empezó a hablarme sobre sus vivencias pasadas en el terreno sexual, hasta ese momento guardadas para sí misma.

Nunca me había sacado el tema, y ahora teniendo ya su pareja y dos hijos parece ser que por fin se había lanzado a hacerlo.

Me contó que hubo unos años en los que fue Swinger, justo los años en los que estuvo con su primera pareja sexual, me contó que precisamente una de las cosas que más morbo le daban en su época Swinger era el pensar que con esa cara de santurrona que tenía nadie de su entorno de toda la vida podía sospechar que en la intimidad lo que le ponía era realizar intercambios de pareja, tríos, e incluso el contacto con otras mujeres.

Me explicó que el motivo realmente para contarme esto fue que algo había hecho que sintiera nostalgia de aquellos años de gustos y prácticas sexuales ocultas.

Me confesó que ella tenía muy claro que amaba a su marido y que él, junto con sus dos hijos, colmaban su vida de alegría, pero después de leer la trilogía de Megan Maxwell “Pídeme lo que quieras” no podía evitar echar de menos su época de Swinger y se sentía culpable por ello porque en el fondo le encantaría tener otro último contacto con ese mundo.

Le hubiera gustado que su marido tuviera esos mismo gustos sexuales pero sabía a ciencia cierta que eso no le gustaría, el no soportaría que otros hombres o mujeres poseyeran su cuerpo aunque no poseyeran su corazón.

El no sabría ver que eso no tendría nada que ver con el amor, que solo sería sexo, solo un juego en el que participasen más de dos.

Mi amiga Isa es consciente de que esos deseos se los guardará dentro, y en un principio, para todo lo que le quede de vida.