El tiburón de agua de mar

Bañandome hoy en las aguas de Peñíscola pude ver un tiburón de agua de mar.

Su tamaño era pequeño, la mitad que el de un tiburón azul.
Su piel era un estampación de los reflejos del fondo del agua en la arena y sus aletas se asemejaban a las olas de alta mar.

Otra de sus características es que no se alimentaba de otros seres si no de los rayos de sol que en él se reflejaban.

A pesar de ser un tiburón no tenía dientes aterradores si no una expresión de paz y bondad.

Tan manso era que resultó ser solamente un maravilloso producto de la inspiración que el mar genera en mi mente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s