KATIA (Relato 3: Cuando Katia encontró a Rafael)

Un día, pocos meses después de haber cumplido 20 años, Katia se encontraba sentada en frente de un tablero de ajedrez en un conocido club de Alcorcón, cuando de repente escucho la atractiva voz de un chico que se acababa de sentar al otro lado del tablero y le preguntaba si quería jugar una partida con el. Cuando Katia alzó la vista para ver el rostro de aquel chico se encontró con un chico moreno, bastante atractivo, de unos 10 años más que ella y que respondía al nombre de Rafael.

Nada más empezar la partida empezaron a hablar. Katia había acertado al adivinar la diferencia de edad que los separaba. Aún así y a pesar de su timidez no sintió ningún reparo en seguir conversando con él, ya que Rafael le empezó a transmitir muy buen rollo.

Rafael era un chico de madre italiana y padre argentino que nació en Palma de Mallorca y había vivido en su ciudad natal hasta hace un año. Tenía estudios de periodismo pero ejercía de profesor de natación, que era realmente lo que más le gustaba y acababa de obtener la titulación de entrenador nacional.

Surgió una química casi inmediata entre entre ellos y aunque por aquel entonces él tenía un rollete con una chica, tardó pocos días en dejar de hablar de ella y centro todo su interés en Katia. Cada vez sus encuentros en el club duraban más, llegando al punto en que jugaban solamente entre ellos en la mesa más apartada del local para conversar más tranquilos.

Empezaron a tener conversaciones cada vez más profundas, cada vez se abrían más el uno al otro y un buen día surgió una conversación sobre sexo.

Ese día Katia confesó a Rafael que aún era virgen, y a él le debió de dar morbo porque lejos de asustarse lo que hizo es hacer por empezar a despertar sus ganas de jugar y experimentar…

(Continuará)

Anuncios