Complejo de Yorkshire

Algunas personas lo tienen constantemente, pero también el resto del mundo vivimos en algún momento de nuestra vida alguna situación o situaciones que nos vuelven un Yorkshire, ya que, al igual que los Yorkshire, en esos momentos o situaciones activamos nuestro mecanismo de autodefensa simplemente por si acaso nos va a pasar algo. Los Yorkshire lo hacen ladrando como posesos por si debido a su tamaño los quieren atacar, y nosotros los humanos en algunos casos nos tensamos y en otros “metemos algún gritito”.

Pues bueno, he descubierto a base de observar y otras cosas que ni a los Yorkshire les viene bien (porque se pueden quedar afónicos).. Ni a los humanos tampoco nos viene bien porque esas reacciones más que ayudarnos normalmente empeoran más la situación.

Conclusión: tenemos que luchar contra el “Complejo de Yorkshire”